En un país civilizado

Es algo que te imaginabas, que sabías que debía pasar por mucho que el sistema fuese civilizado… pero tras leer el artículo “Su trabajo es matar” de El País lo corroboras, un país civilizado asesina a sus ciudadanos.

Estoy de acuerdo con que los asesinos y demás basura carcelaria no son ciudadanos corrientes, que se les encierra por unos motivos, unos hechos. Pero debemos tener en cuenta que también hay mucha gente en la cárcel que por errores ha acabado con sus huesos entre rejas o, aún peor, siendo condenados a cadena perpetua o la pena capital.

En cualquier caso, culpables o no culpables, en la aplicación de la pena capital el estado, la sociedad se convierte en cómplices de un asesinato. Ese jurado que juzga y ejecuta no creo que sea más civilizado que el asesino juzgado.

En el artículo dan testimonios los funcionarios que están en contacto con los reos en sus últimas horas, personas con las que han “convivido” en sus trabajos durante años y en un momento dado tienen que acompañarlos hasta el cadalso, incluso en los casos de muerte por inyección letal… son estos los que deben punzar las venas.

Totalmente escalofriante y demente que suceda en un país que intenta “llevar” la paz a aquellos países donde no la hay.

 

Anuncios

KIPP

Knowledge is Power Program o en español Programa El Conomiento es Poder es un programa educativo que se desarrolla en entornos deprimidos para ofrecer oportunidades a los estudiantes dispuestos a sacrificarse por un futuro mejor.

Fundada en 1994 por los educadores David Levin y Mike Feinberg, se basa en el principio del esfuerzo ya que los estudiantes de las escuelas KIPP pasan un mayor tiempo en estas que los alumnos de la escuelas normales (en torno a un 60% más).

No solo se forma a los alumnos en materias básicas si no que se les forma en arte o música. Y mediante su técnica “SSLANT” que significa “Sonríe, siéntate derecho, escucha, haz preguntas, asiente con la cabeza cuando te hablan y sigue con los ojos” los alumnos adquieren un poder de concentración y comportamiento que no solo se reproduce en las aulas.

El 95% de los estudiantes son afroamericanos o latinos. Los cuales firman un contrato de compromiso con la escuela KIPP, esto les “asegura” la oportunidad de adquirir un nivel por encima de la media de los alumnos de los EEUU y el 85% finalizan la Universidad.