Every start-line is a multitude of stories about to begin

Every start-line is a multitude of stories about to begin. Photo: @drozphoto

Una foto publicada por Salomon Running (@salomonrunning) el 26 de Feb de 2015 a la(s) 11:01 PST

“Cada línea de salida es una multitud de historias sobre comenzar”, esta frase que acompaña la imagen publicada en el perfil de Instagram de Salomon Running define perfectamente lo que es la línea de salida de cada carrera.

En los momentos previos al inicio de que corra el reloj en la mente de cada corredor se agolpan múltiples pensamientos… ¿Terminaré la carrera? ¿Me lesionaré? ¿Podré llevar el ritmo que me he fijado? ¿Sabré controlarme y no desfondarme en el inicio?

Pocas veces nos acordamos de toda la preparación previa a la carrera, los entrenamientos en todo tipo de situaciones como el frío, viento, calor, lluvia… Todo un proceso que culmina el día de la carrera.

En la última carrera que participé (7K Días de las enfermedades raras, mi primera de este año) salí pensando llevar un ritmo de 5:00 min/km, puesto que no me había preparado en especial y la intención era hacer de “liebre” a una compañera pero al final no me supe controlar y me vi bien, por lo que acabé la carrera teniendo un ritmo medio de algo más de 4:30 min/km. Por un lado esta bien porque nunca había corrido en una carrera a este ritmo pero por otro lado mi objetivo no era ese. Debo controlarme para futuras carreras, sobretodo las más largas, porque acabé “sufriendo” un poco para mantener el ritmo… Algo que puede arruinar el objetivo de acabar carreras más largas por quedarme sin fuerzas.